Antropología forense, en la búsqueda de personas desaparecidas

Actualmente, en nuestro país atravesamos por una etapa de intensos conflictos sociales y políticos; es claro que desde 2006, en el marco del combate al narcotráfico y crimen organizado, se desataron una serie de conflictos violentos entre los grupos criminales, las instituciones y la misma sociedad,  lo que afectó gravemente cada uno de los sectores sociales que quedaron expuestos a la criminalidad, impunidad y deterioro de los valores humanos, afirmó Roxana Enríquez Farias, presidenta del Equipo Mexicano de Antropología Forense, al impartir la conferencia “El papel de la antropología forense en la violencia y desaparición de personas en México”. Lo anterior en el marco del evento organizado por la Fundación de la Universidad de Colima, la Facultad de Derecho y la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Acompañada por el Mtro. Joel Torices Armenta, coordinador del EMAF, el Mtro. Enoc Morán en representación del director de la  Facultad de Derecho; el Dr. Carlos Salazar Silva, presidente de la Fundación UCOL y el Lic. Roberto Chapula de la Mora, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Enríquez Farias señaló que esta no es la primera vez que enfrentamos una ola de violencia y conflicto; nuestra historia se caracteriza por la constante lucha social interna; desde mediados del siglo XX, en nuestro país como en muchos otros de Latinoamérica ha venido gestándose el problema de la desaparición forzada.

Mencionó que esta práctica obedece a diversas causas (guerrilla, narcotráfico, tráfico de personas, movimientos políticos) y que lejos de desvanecerse con la intervención de las organizaciones civiles y de Derechos Humanos, continúa en aumento dejando como secuela familias desintegradas y miembros de una sociedad que cada vez viven con más incertidumbres, miedo y desconfianza en sus instituciones.

La presidenta del EMAF informó que la situación de México en la actualidad es alarmante, tan solo el 26 de febrero de este año, la Secretaria de Gobernación a través de la subsecretaría de asuntos jurídicos y derechos humanos, dio a conocer la cifra de 26,121 casos referentes a personas desaparecidas ocurridos entre los años 2006 y 2012. En este contexto, dijo, es necesario fortalecer la formación de profesionales en materia forense y promover su participación en las instituciones de procuración de justicia, así como generar un vínculo entre instituciones académicas y gubernamentales para dar respuesta a las víctimas de violencia y comenzar el desarrollo de programas de prevención, en favor de la reconstrucción social.

En este sentido, destacó el trabajo que realiza el Equipo Mexicano de Antropología Forense, A. C., que mediante el ejercicio y aplicación de la Antropología Forense y otras disciplinas aplicadas, busca aportar datos relevantes en la investigación de casos de personas desaparecidas y violaciones graves a los derechos humanos, apoyando a las víctimas de estos delitos y sumándose al esfuerzo de ellas y de otras organizaciones en la búsqueda de la verdad, la justicia y la reconstrucción social de nuestro país.

Asimismo, dijo que se impulsa el ejercicio de la Antropología Forense en conjunto con otras disciplinas científicas, logrando un vínculo con la sociedad, las instancias de procuración de justicia y los defensores de los derechos humanos, para intervenir en las investigaciones donde exista la desaparición forzada, involuntaria, por pérdida o extravío o que implique de alguna forma la violación de los derechos humanos.

Finalmente, Joel Torices Armenta, coordinador del EMAF, reiteró que se apoya, fundamentalmente, a las víctimas y sus familiares en el proceso de investigación aportando pruebas encaminadas a la identificación de restos humanos, así como determinar las posibles causas y circunstancias de su deceso; establecer la existencia de algún delito que implique la búsqueda de responsables que merezcan ser sancionados y; restituir los restos a los familiares de las víctimas, lo cual es de vital importancia social para así obtener acceso a la justicia y al restablecimiento de su vida cotidiana.

Fundación UCOL

Deja un comentario